Logo Baluebe Sin Fondo

"La inclusión a través del juego en la Educación Física"

Artículo (2021): 

“La inclusión a través del juego en la Educación Física”

Artikulua (2021):

“Jolasaren bidezko inklusioa Gorputz-hezkuntzan”

Dentro del proceso de investigación en Baleube, está todo el trabajo que estamos haciendo en relación con el juego con el cuerpo, el movimiento y la expresión.

Desde que conocimos las condiciones de trabajo para el juego de pintar que Arno Stern descubrió en su Taller de Pintura “Le Closlieu” en París, no hemos parado de reflexionar sobre el tratamiento de estas condiciones en otros ámbitos que nos han interesado.

Tanto en el Taller de Movimiento en Baleube como en las clases de Educación Física, hemos creado una forma de trabajo en la que profundizamos en el respeto, desde el no juicio, hacia los procesos de crecimiento relacionados con el cuerpo en movimiento.

“Analizamos la importancia de la autonomía, el respeto a la diversidad y el juego en estos procesos; características que nos va a permitir acercarnos a las actividades de movimiento desde el interés y el placer”

Recientemente nos han publicado en la revista “Cuadernos de Pedagogía” este artículo donde se refleja parte de este trabajo que estamos haciendo. ¡Qué lo disfrutéis!

Artikulua euskaraz: “Jolasaren bidezko inklusioa Gorputz-hezkuntzan”

Baleuben egiten ari garen ikerketa-prozesuaren barruan, gorputzarekiko jolasarekin, mugimenduarekin eta espresioarekin zerikusia duen lana dago.

Pintatzeko Arno Sternek Parisko “Le Closlieu” pintura-tailerrean aurkitu zituen baldintzak ezagutu genituenetik, etengabe hausnartu dugu baldintza horiek interesatu zaizkigun beste eremu batzuetan nola erabili diren.

Kasu honetan, bai Mugimenduaren Tailerrean, bai Gorputz Hezkuntzako klaseetan, lan egiteko modu bat sortu dugu, mugimenduan dagoen gorputzarekin zerikusia duten hazkunde prozesuekiko errespetuan sakontzeko.

Prozesu horietan autonomiak, aiztasunaren errespetua eta jolasak duten garrantzia aztertuko dugu; ezaugarri horiek mugimendu-jardueretara interesetik eta plazeretik hurbiltzeko aukera emango baitigute.

Berriki, “Cuadernos de Pedagogia” aldizkarian argitaratu dugu artikulu hau, eta egiten ari garen lanaren zati bat jasotzen du. Gozatu irakurketaz!

Artikulua euskaraz: “Jolasaren bidezko inklusioa Gorputz-hezkuntzan”

La inclusión a través del juego en la Educación Física

Benjamín Barandalla Azkueta

Profesor de Secundaria en la asignatura de Educación Física. Especialista en Expresión y Juego

Cuadernos de Pedagogía, Sección Experiencia, 12 de Marzo de 2021, Wolters Kluwer

Articulo Educación Física imagen

El juego, a lo largo de la evolución del ser humano, ha tenido, y sigue teniendo, una importancia trascendental para el aprendizaje y el crecimiento de cualquier persona desde que nace. Diversas investigaciones demuestran la necesidad tan profunda que manifiestan tantos seres vivos de jugar, y los beneficios que tiene la práctica del juego para la salud. El artículo desarrolla una metodología para la Educación Física basada en el juego, donde se establecen las condiciones ideales de respeto a la diversidad. De esta forma, las personas puedan aprender en sintonía con su cuerpo en movimiento, y se garantiza, así, la inclusión de todas las personas en esta asignatura, sin excepción.

Throughout human evolution, play has always been hugely significant for learning and growth from birth. Different studies have shown the profound need to play that many living beings demonstrate and the health benefits of playing games. This article develops a methodology for Physical Education, based on play, which establishes the ideal conditions in respect to diversity. In this way, people can learn in tune with their body in motion, and it can be guaranteed that all people, without exception, are included in this subject.

Juego. Inclusión. Diversidad. Autonomía. Movimiento libre

Game. Inclusion. Diversity. Autonomy. Free movement

Marco teórico

Pertenezco a una generación en la que los niños jugábamos en la calle. Analizando como profesional de la Educación Física aquellas vivencias, trabajamos los contenidos que se incluyen en los currículos regulados para esta materia, logrando, además, competencias que hoy en día, incluso programándolas en la escuela, un porcentaje alto de personas no logran.

También pertenezco a una generación en la que la asignatura de Educación Física estaba tratada como una «maría». Hoy por hoy, teniendo en cuenta su discriminación horaria con respecto a otras asignaturas, tampoco es que esté especialmente considerada, pero sí es verdad que socialmente existe un reconocimiento de los beneficios vinculados a la salud, que tiene la actividad física. A su vez, en las últimas décadas son innumerables los estudios, investigaciones y experiencias realizadas sobre esta asignatura, que aportan contenido imprescindible para la mejora de esta profesión. Sin embargo, conviene que reparemos, una vez más, en el cómo presentamos esta asignatura ante niños, niñas y adolescentes, teniendo en cuenta su necesidad por moverse y disfrutar con su cuerpo, y los beneficios que pueden integrar, sobre todo, cuando se acercan a la actividad física desde el interés y el placer.

«El juego es una necesidad vital del ser humano»

Como profesional de este ámbito quiero aportar algunas reflexiones, basadas en mi experiencia, que abran vías de mejora en la gestión y puesta en práctica de esta asignatura en todas las etapas de la educación. Para ello, utilizaré fragmentos del cuaderno de notas, donde a lo largo de estos años he ido recogiendo lo vivido en cada sesión con mis alumnos. Para llevar a cabo esta experiencia, he fundamentado mi trabajo en los Principios de la Educación Creadora descubiertos por Arno Stern y las investigaciones sobre la libre motricidad de Emmi Pikler.

movimiento libre

Bases científicas en las que se fundamenta este trabajo

Arno Stern

Cuando conocí a Arno Stern y su trabajo, cambió mi forma de entender la educación. Stern abrió un taller de pintura en París en el 1950 y descubrió los Principios de la Educación Creadora, basados en el respeto por la diversidad, el aprendizaje desde el interés a través del juego y la investigación, el no juicio y la asistencia del educador sin ejercer el poder. Observó que estas condiciones transforman a las personas, y son aplicables a cualquier aprendizaje.

Emmi Pikler

Desde 1946, Emmi Pikler dirigió una casa cuna en Budapest, donde además de crear unas condiciones de vida basadas, fundamentalmente, en el respeto al niño y la actitud no intervencionista del adulto, realizó unas minuciosas investigaciones sobre diversos aspectos del desarrollo del bebé. Dicho centro se convirtió en el Instituto de Metodología, Puericultura y Educación Lockzy, hoy llamado Instituto Pikler.

Las conclusiones a las que llega Pikler en su estudio señalan la importancia del movimiento libre y la conquista de la autonomía desde los primeros años de vida, teniendo en cuenta a cada persona como ser único que es.

Metodología y desarrollo de la experiencia

Teniendo en cuenta estas investigaciones, y después de estos 30 años de experiencia como profesor de Educación Física en la E.S.O y Bachiller, estoy profundizando en una metodología basada en el aprendizaje desde el placer y el entusiasmo a través del juego, cuyos fundamentos son, por un lado, el respeto a la diversidad, y por otro, el respeto a la tendencia natural del ser humano de querer ser autónomo. Las sesiones se desarrollan en un espacio de no juicio, que favorece el aprendizaje sin temor y la inclusión de todas las personas en las actividades de movimiento. En este sentido, el rol del educador adquiere un papel fundamental de respeto a los espacios personales y de asistencia a las necesidades de cada alumno.

 

Juego tradicional

Aprender a través del juego

El juego es una necesidad vital del ser humano, que surge del interior de cada persona y que permite investigar y aprender desde el placer todo aquello que proviene del propio interés.

 

“Después de dos meses desde que empezó el curso, con este grupo de 1º de la ESO el ambiente de trabajo es cada vez más agradable e intenso. La relación que tienen entre ellos facilita la actividad, y hace que cada clase se convierta en un laboratorio de investigación, donde todos aprendemos y crecemos en libertad. Las tres últimas clases, más de la mitad del grupo se ha puesto de acuerdo para hacer un juego tradicional por equipos, con sus normas específicas y con sus espacios. Otro grupo se organiza en torno a la práctica del baloncesto, cuatro me piden la red para jugar al bádminton y hay otras cuatro personas que quieren poner música para bailar. Está claro que antes de la hora de clase los alumnos ya han hablado y consensuado sobre la dinámica que van a llevar. Mientras voy poniendo la red, los alumnos corren al almacén a por los balones, raquetas y volantes de bádminton, y empiezan a trabajar sin parar, incluso antes de que estén todos los espacios bien definidos. Hay una canasta fija en el gimnasio, más otra movible que desplazo para que los espacios queden bien distribuidos, y cada uno pueda moverse sin molestar. Los del baloncesto empiezan incidiendo especialmente en el trabajo de la técnica y el tiro, con ejercicios que ellos mismos saben, o con otros que yo también les propongo, a modo de calentamiento. Los del bádminton ya están organizados y jugando por parejas”.

 

La inclusión en actividades de movimiento

El juego facilita, desde el respeto, la inclusión de todas las personas en actividades de movimiento, ya que el propio juego se adapta perfectamente a las capacidades, procesos de desarrollo e intereses de cada persona.

 

“Hoy han venido por primera vez a mi clase un alumno y una alumna, que durante el curso escolar solamente van a participar con el resto del grupo en mis clases. Son alumnos que están organizados en un Aula de Aprendizaje de Tareas, ya que estas personas, supuestamente, no pueden seguir el currículum que el sistema educativo impone. Como forma de integrarlos en la escuela, paradójicamente, se les separa del resto en aulas especiales. En mi clase tienen cabida, y sé que van a encontrar un espacio para disfrutar del movimiento, además de poder relacionarse con los demás. Y así ha sido. Enseguida se han acercado a los que estaban jugando con la música, y ellos también desde su iniciativa e interés, han empezado a tomar parte activa. Al principio con bastante vergüenza, pero al final más sueltos y decididos, ya que enseguida se han dado cuenta de que en este espacio ellos pueden moverse en libertad jugando con la música sin ser dirigidos ni juzgados por nadie”.

Desarrollo de la autonomía

La autonomía es una capacidad que se conquista si se da la posibilidad de decidir sobre los propios procesos de aprendizaje, o cualquier otro proceso de vida. Por ello, siguiendo este principio en mis clases, los alumnos deciden desde el inicio, en función de sus intereses y necesidades, qué, cómo y con quién van a hacer la práctica.

juego simbólico y libre

“Los que van a jugar por equipos, en cuanto llegan al gimnasio, se cambian a todo correr, y empiezan a trabajar preparando el espacio y el material que van a utilizar: colchonetas, mesas y caballetes, bancos, etc., y el balón de gomaespuma con el que van a jugar. En el juego se establecen dos equipos, y se trata de dar con el balón a los del equipo contrario. Si a alguien le dan con el balón estará preso en la cárcel que cada equipo tiene delimitada, y si algún compañero les toca con su cuerpo a los que están presos, todos quedan liberados para seguir jugando. Las normas las ponen ellos, y están basadas en los juegos tradicionales que siempre se han hecho en la calle. Al lado, los demás, siguen jugando al baloncesto, al bádminton y a moverse con la música.

Un grupo de seis alumnos se habían quedado en una zona de la clase con unos aros. Me he acercado a ellos y una de las chicas, que sujetaba un cuaderno en la mano, hablaba y daba órdenes mientras los demás se movían sin mucho brío. «Con cuadernos no podemos estar en la clase de Educación Física, en esta clase la práctica es primordial», les he dicho. Pero al instante me han explicado que estaban jugando: la que llevaba el cuaderno hacía de profesora de Educación Física y los demás eran sus alumnos. Se habían puesto de acuerdo para hacer un juego simbólico, en el que juntos decidían a qué jugar, estableciendo roles. Inmediatamente les he invitado a que vieran el almacén, donde tengo una pila de cartones y telas a total disposición, sabiendo que este es un material fundamental, que nunca falta en mi clase. Cuando han visto este material lo han sacado fuera y han continuado el juego que ya se había despertado en su interior, que ya lo habían practicado entre ellos, que, incluso, estaba implícito en su relación, y que, ahora sí, lo pueden desarrollar sin problema en la clase de Educación Física.

Tanto los que juegan simbólicamente, como los que practican deportes concretos, o los que juegan con la música a moverse, encuentran un espacio para poder ejercitar con su cuerpo con autonomía y de forma libre. Se le ofrece al alumnado formar parte de un grupo donde, por primera vez en su vida probablemente, se atienden las necesidades de todos”.

«La autonomía es una capacidad que se conquista si se da la posibilidad de decidir sobre los propios procesos de aprendizaje, o cualquier otro proceso de vida».

Equilibrio entre el espacio personal y el espacio colectivo

Como seres humanos que somos necesitamos de la socialización con los demás, pero a su vez, todos sentimos también el impulso de desarrollarnos como seres únicos que somos. En la clase, cada uno, desde su iniciativa, encamina la práctica hacia el trabajo colectivo, consensuando con los compañeros las actividades a realizar, o hacia el trabajo individual, centrándose en sus propios intereses. Ambos espacios, el colectivo y el individual, serán respetados por todos.

 

“La clase va cogiendo esa dinámica que va arrastrando a todos hacia lo que en verdad necesitan, que es jugar en libertad. Los que practicaban otras actividades más relacionadas con los deportes, (baloncesto, bádminton, …, etc.), cuando han visto a sus compañeros jugando de forma simbólica y construyendo espacios con cartones y telas, se han quedado extrañados y, sin duda, confundidos. Pero ¿es esto una clase de «gimnasia»? ¿Por qué no hacemos todos lo mismo? Protestaban diciéndome que jugar a mamás y a payasos no tiene nada que ver con lo físico, que eso no es deporte, que jugando así no sudan como ellos. Yo les he transmitido que la Educación Física es una asignatura que también incluye la expresión como contenido a trabajar, que es muy importante trabajar las emociones, y que a través del juego es como se entrenan; que jugar desde la necesidad y el placer, y poder establecer relaciones humanas de cooperación basadas en acuerdos y consensos, y, por tanto, exentas de competición y comparación, es lícito y necesario incluirlo en cualquier currículo de cualquier asignatura; que el conocimiento del cuerpo y su cuidado es una necesidad del ser humano que busca su salud; y que el objetivo de mis clases es saciar las necesidades de movimiento y fomentar los intereses e iniciativas personales. Y, sobre todo, les doy a entender que nadie está obligado a hacer o no hacer ningún juego, yo lo único que les pido es respeto a los espacios personales y colectivos, porque sé que esa es la clave para que mi clase se convierta en un espacio donde cada persona conozca su cuerpo, sus propias capacidades e intereses, y pueda, así, aceptarse y quererse tal y como es. Este es el inicio hacia el respeto a los demás”.

 

Clase de Educación Física

Espacio al margen del juicio. ¿Qué se evalúa?

Este trabajo se lleva a cabo en un espacio al margen del juicio, donde el juego fluye desde la necesidad, y, por tanto, el proceso de aprendizaje no va a estar condicionado por una calificación, un comentario estético sobre lo realizado, o una interpretación psicológica. Para la evaluación, sin embargo, se tiene en cuenta la asistencia y participación, la actitud de respeto hacia la utilización del material, la actitud de respeto hacia los compañeros y el educador, la iniciativa en la clase y la implicación en las actividades, entre otras. Estas actitudes, así mismo, son consecuencia de la puesta en práctica de este trabajo, para beneficio de todos los que convivimos en ese espacio.

 

“Alguno de los que antes preguntaban confundidos, se han acoplado al juego simbólico, seducidos por su curiosidad y el placer que a los compañeros les proporciona, pero nunca obligados a participar en algo que no quieren. Las construcciones, que en un principio partían más de una necesidad de expresión que de una intención clara de jugar a algo concreto, se han convertido enseguida en hoteles lujosos con muchas habitaciones donde se masajea al cliente que previamente había sacado su tarjeta abono en la recepción, o en auténticos hogares con todo tipo de detalle que no puede faltar (mesas, sillas, camas, etc.). Las telas y los cartones, con las que se visten y adornan las estancias de forma original, sirven tanto para definir los espacios, como para definir los personajes y roles que asumen en el juego. Uno vestido de muerte, con una capa negra al cuello, corre por todo el espacio persiguiendo a aquel al que había llegado su hora. Las casas lujosas ocupan ya prácticamente todo el gimnasio, y, mientras tanto, los motivos para jugar, la imaginación y la capacidad para crear nunca falta en ellos”.

«El educador no roba descubrimientos, sino que establece las condiciones que facilitan los aprendizajes a través de la investigación».

El rol del educador

El educador se encarga, durante toda la clase, de atender los intereses de todos y cada uno de los alumnos, distribuyendo los espacios, repartiendo el material y garantizando que se cuide, y asistiendo a cada alumno en sus necesidades. El educador no roba descubrimientos, sino que establece las condiciones que facilitan los aprendizajes a través de la investigación.

 

“La clase va transcurriendo, y 4 alumnos que estaban jugando al juego por equipos, me dicen que quieren incorporarse a los que están bailando con la música. Sin romper la dinámica de ese juego, ya que queda gente suficiente para los equipos, estas personas se acoplan a los otros compañeros, y juntos juegan con el movimiento y la música. Yo asisto en esas relaciones de cambio de grupos, organización de nuevos espacios y ajustes en las actividades. Los que juegan simbólicamente me piden cortar cartones con mi cúter, sujetar telas con imperdibles, pegar cartones con celo, etc. Se sorprenden del material que utilizamos, que, también, hago lo posible para esté bien ordenado. «Tienes de todo», me suelen decir. Igual todo no, pero sí procuro dotar al espacio de lo esencial para que sus necesidades queden cubiertas, y atento a que las relaciones fluyan desde el respeto.

Se va acercando la hora de recoger, y les pongo sobre aviso el tiempo que les queda. Los que estaban bailando paran la música, los demás empiezan a bajar la actividad. Les cuesta recoger, nadie quiere irse. El juego les proporciona el placer necesario para querer continuar. Todos están pensando ya en la siguiente clase conmigo, algunos cuentan los días que quedan para nuestro próximo encuentro”.

 

Diversidad en el juego

Respeto a la diversidad

Todas las clases son únicas. Cada alumno marca, a través de sus intereses e iniciativas, y en función de sus capacidades, su propio ritmo; cada grupo con su idiosincrasia. Diariamente, todo el grupo se adapta al nuevo escenario que las distintas dinámicas e interacciones, siempre nuevas, generan. Juntos vamos descubriendo, en libertad, diferentes actividades, capacidades personales y nuevas relaciones, que nos empujan hacia el aprendizaje y el crecimiento personal. Algunos me piden los patines de línea para practicar, y en ello pasan horas investigando; otros practican a menudo malabares con diábolos, aros y pelotas; hay quién se pasa la clase saltando sobre las colchonetas realizando volteretas y giros; y la mayoría va combinando todas las actividades descritas. Y así, en función de los intereses, las iniciativas e inquietudes de cada persona, se va desplegando hasta el extremo todo el abanico posible de juegos y actividades físicas que se pueden realizar en la clase. Además, fuera del espacio de la clase, en la naturaleza o en espacios preparados, se realizan actividades complementarias que el grupo va demandando: clases de iniciación al surf, escalada, tiro con arco, golf, esgrima, buceo con botellas de oxígeno, entre otras.

Competencias que se desarrollan

Siguiendo esta metodología, se desarrollan todos los contenidos del currículo de Educación Física, directamente relacionados con el movimiento y la salud, y diseñados para esta asignatura. Pero, además, se posibilita el logro de las competencias educativas generales y básicas relacionadas con la autonomía e iniciativa personal, las relaciones sociales positivas basadas en la cooperación y el entendimiento entre las personas, el desarrollo integral de la persona, así como con el control de emociones, la toma de decisiones y la asunción de responsabilidades. Cada alumno pone al límite sus capacidades, y todos son respetados y tenidos en cuenta por igual. El aprendizaje, el desarrollo motor y el crecimiento de estas personas está garantizado. La inclusión de todas las personas está asegurada.

El entusiasmo se hace dueño de los que vivimos así el movimiento. Entender la Educación Física desde este prisma nos acerca a una nueva forma de entender la educación.

Conclusiones

Si permitimos que una persona despliegue todo su potencial desde que nace, y respetamos su desarrollo motor y sus procesos vitales de crecimiento, estamos fijando las bases fundamentales para el desarrollo de la autonomía con su cuerpo. Durante la infancia y adolescencia, esta persona, si es atendida teniendo en cuenta sus intereses y necesidades, cada vez más específicos, y si se dan las condiciones para que pueda investigar con su cuerpo al 100% de sus posibilidades, reforzará su seguridad y se reafirmará en su autonomía. Por tanto, más allá de programaciones impuestas, en todas las etapas de la vida, conviene que todas las personas puedan decidir sobre sus aprendizajes desde el placer. Y parece que el juego es la herramienta que mejor se adapta a cada etapa de evolución.

«El entusiasmo se hace dueño de los que vivimos así el movimiento. Entender la Educación Física desde este prisma nos acerca a una nueva forma de entender la educación».

Al llevar a cabo esta metodología, y, por tanto, poder vivir el movimiento desde el placer, observamos que esto tiene una repercusión directa, ya no solamente en el aprendizaje, sino en la salud. Los alumnos integran en su vida diaria esta experiencia vital tan positiva, incluyendo entre sus aficiones aquellas actividades de movimiento que más placer les han producido, y con las que ya han sentido los beneficios que les proporcionan. De esta manera, incorporan a sus hábitos de vida, y de forma responsable, actividades que les ayuden a sentir su cuerpo con plenitud.

Si el objeto de toda educación es garantizar la inclusión de todas las personas, es necesario ofrecer espacios de convivencia y trabajo, donde cada uno, en función de sus intereses y necesidades, a su ritmo, pueda investigar, crear y expresarse en libertad, tal y como es. Así, desde la confianza, cada uno empieza a desplegar todo el potencial humano al máximo de sus posibilidades.

El movimiento es una necesidad vital del ser humano. Dejemos que esa necesidad salga de su interior y se manifieste tal y como es, sin obligaciones forzadas, sin estructuras que la asfixien, sin espectáculos que la condicionen, libre para que cada uno viva su movimiento desde la autenticidad.

Para saber más

  • • Stern, A. (2008). «Del dibujo infantil a la semiología de la expresión». Carena Editors, S.L.
  • • Pikler, E. (2000). «Moverse en libertad». Narcea, S.A. de Ediciones.

Enlace al artículo publicado en la revista “Cuadernos de Pedagogía” (2021)

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contacta con Nosotros:

Balleneros 3 ( Donostia / San Sebastián )
943 446 847 | 635 746 536